Cólmate de vida y alza tu espíritu al abrigo de caldos plenos de lúcidas y singulares evocaciones naturales...

Pocos productos elaborados por el hombre han alcanzado un grado tal de arte y sutileza como ocurre con los caldos. En torno a ellos se ofician liturgias gastronómicas seculares, que son auténtica expresión cultural de nuestros pueblos.

Conocer el vino es una disciplina, una ciencias: saber recomendar los caldos adecuados para el momento adecuado, conocer sus maridajes, sus añadas, la temperatura a la que hay que servirlo, el tipo de copa que resalte sus virtudes...

Paladear un buen vino es un acto de comunión con la tierra, con la tradición; es un vehículo de amistad y placer que enciende nuestros sentidos.

Related Projects